jueves, 3 de abril de 2014

El Senado italiano se ha cargado de un plumazo las demarcaciones provinciales. Las provincias. El primer ministro afirma literalmente que «Tres mil personas experimentarán ahora la emoción de ir a trabajar», dijo Renzi, en clara referencia al bajo rendimiento de los 3.000 cargos provinciales. Con un par.

No puedo ni imaginarme que en Expaña eliminemos las provincias. Mucho menos las comunidades autónomas. Incluso los països, nazionalidades y demás gilipolleces que en su día inventó el duque de Suárez para dar carnaza -provisional- a los separatistas.

El rojerío patrio se echaría a las calles como en el 34, jaleados y dirigidos por los del "río revuelto", los que perderían la mamandurria, porque son esos mismos los que jamás podrían "volver" a la empresa privada porque no saben ni lo que es una empresa ni lo que es privado. Para ellos lo público es suyo y el dinero público, de nadie.

Urge aplicar alguno de los artículos de la Constitución donde el ejército juegue el papel que se le encomienda en aras de salvaguardar la unidad territorial, y otras cosas. A eso, el rojerío lo llama "golpe de estado". Los constitucionalistas y demás españolitos hartos de esta gentuza lo llamamos cumplir con lo estipulado en la Constitución que, recuerdo, fue aprobada por más del 80% de los votantes, que no fueron pocos...

lunes, 24 de marzo de 2014

Correos: digno de un chiste de Gila

No sé yo si Benidorme es un sitio especialmente extravagante o se lo hace. El caso es que hace unos días recibí una llamada exhortándome a acudir a una oficina de Correos a recoger unas perricas que tenía que recibir por semejante sitio. Y allí dirigí mis pasos, provisto de DNI y de un número clave que sólo mi interlocutor y yo podíamos conocer, y nadie más.

Tras la oportuna espera, el tipo que me atiende me solicita mi DNI (recién renovado, con foto actual), me mira, me remira y me dice que no me da MI dinero.
¿Que qué?
Le espeto con incredulidad.
Que su identidad no coincide con el destinatario.
¿Pero de qué me habla?¿No ve que es mi nombre y mis apellidos?
Sí, pero quien se lo ha enviado no ha puesto su segundo nombre
Claro, ni el tercero, ni el cuarto, ni el quinto, ¡no te jode!
No, no, tiene que hablar con el enviador (sic), que vaya a Correos otra vez y ponga el segundo nombre
¿Y por qué no va tu puta madre?
¡Yo no le he faltado al respeto!, me grita
¡Al respeto y a la inteligencia!, le grito yo

Me voy de allí y hablo con un director de oficina al que conozco para que me asesore sobre el tema, máxime cuando no tenía por qué llamar a nadie para que vuelva a ir a Correos a arreglar el despropósito de ellos. Me envía un enlace de Internet donde están las normas internas por las que se rigen las oficinas, que es el siguiente: http://es.scribd.com/doc/14478649/37/PAGO-DE-GIROS-A-LISTA-CON-LOCALIZADOR-PAGO-GIRO-INMEDIATO, y con esa información me vuelvo a dirigir a la dichosa oficina de Correos de Benidorme donde el amanuense de turno no me había querido dar MI dinero.

Nuevo rifirrafe. Que si no me paga porque no soy yo el destinatario; que si faltan datos. Si lo necesitas también, me la mido... ¡subnormal! Quiero ver esas normas en las que te escudas para no atenderme.
No tengo por qué enseñarte nada, me dice la payasa que hace las veces de "jefa"
Tienes la obligación de tenerlas a disposición de los usuarios, le digo
Sí, ahora vas a venir tú a decirnos lo que tenemos que hacer.

En resumen, auténtico diálogo de besugos que se prolongó desde las cinco de la tarde hasta las ocho y media.

Llamé a la policía. Acudió una pareja de "la local" que aseguraba que nada podía hacer porque "la compañera tiene unas normas que cumplir".
Lo primero, es que no es tu "compañera", y lo segundo es que no me quiere mostrar las normas
No tiene obligación
Lo que tú digas...
Pido la hoja de reclamaciones. No hay. Me saca una fotocopia de "asuntos internos"
No quiero una fotocopia, quiero la hoja de reclamaciones
El policía me dice que Correos no tiene obligación de tener hojas de reclamaciones
Mientes, sí tiene obligación

Nuevo diálogo de besugos. Relleno la fotocopia y la payasa se compromete a enviarla a "asuntos internos".
No, tienes que enviarla a la Oficina de Consumo
La mandaré donde me salga del coño, debió pensar sin darme respuesta siquiera.

Aún estoy esperando a que Consumo obligue a esa hija de puta a entregarme MI dinero...

La Colonia Británica de Benidorme is different...

domingo, 16 de marzo de 2014

Mister Corulla for president!

Pedro Pacheco, el exalcalde jerezano ahora declarado chorizo por la misma justicia de la que afirmaba que "es un cachondeo", no tenía razón. La justicia no es un cachondeo; es la injusticia misma envuelta en togas y puñetas. Una suerte de podredumbre, escoria y mierda rebozada en una parafernalia y una retórica que de eliminarlas igual se le podría sacar algo de lustre. Algo, digo.

Cuando a algún progre imbécil se le ocurrió que la administración de justicia "franquista" había que liquidarla no tuvo más ocurrencia (entre otras) que elevar de categoría a los jueces "de segunda", los titulares de los juzgados de Distrito para reconvertirlos, por obra y gracia del Boletín Oficial de Estado en jueces y magistrados de Primera Instancia e Instrucción. Así, de esa forma y manera, a boletinazo limpio, la justicia entró en la senda de la sinrazón de manos de unos jueces inexpertos que lo mismo ocultaban el barro de las togas, que enviaban a prisión a terroristas etarras, hoy "hombres de paaaaaz".

Los juzgados de Distrito, verdadero filtro de casos del día a día, de los más cercanos al ciudadano, dejaron para último lugar los asuntos que verdaderamente necesitaban una respuesta rápida y eficiente de los jueces: conflictos cotidianos entre usuarios y empresas (algunos de los que hoy se ocupan con bastante efectividad los servicios de Consumo); temas de Registro Civil, pequeños hurtos...

La acumulación de casos tan dispares en el mismo juzgado ha supuesto que se le dé prioridad a los "grandes" juicios en detrimento de los de segundo nivel, que se pudren en la estantería de la indiferencia, olvidados de la mano de dios.

Ahora, Alberto Ruiz, ministro rojo que okupa el sillón de Justicia, el (mal) copiador y seguidor del veleta y cantamañanas Jorge Verstrynge, ha decidido que el Registro Civil dejará la tutela judicial para pasar a manos de los Rajoyes de turno, los registradores de la propiedad, y todo para que el medrador oficial del Reino de Taifas pase de simple ministro de Injusticia a "hereu" de un Rajoy más que amortizado.

¡Con lo simple que hubiese sido comérsela cruda, al más puro estilo Mónica Lewinsky, tal y como Mari-ano hizo con Ánsar, sin necesidad de meternos a los demás en sus líos, mamandurrias y demás asuntos de dimero!

A partir de ahora, diga lo que diga el PP, la custodia y tramitación del Registro Civil nos va a costar a los paganinis un huevo y la yema del ídem del vecino, bien directamente, vía tasas por certificados, o a través de los Presupuestos Generales del Estado, que lo mismo da, que da lo mismo.

Y que ese inepto, hijo de papá, vaya a ser el presidente de Gobierno... Que nadie lo dude: Bilderberg y Botín así lo han decidido. Así sea, y que me pille lejos. Bien lejos.

lunes, 10 de marzo de 2014

11-M. Diez años ya

Diez años ya. Diez largos años en los que la historia de España ha sufrido una hecatombe similar a la sufrida tras la vuelta de Francia de aquel infame llamado Fernando de Borbón, alias Fernando VII, ese hijo de puta que en agradecimiento al pueblo español por su apoyo su primera medida fue derogar la Constitución que las "Cortes de Cádiz" habían aprobado.

Diez años del golpe de estado del 11-M, unos atentados concatenados aquella mañana de horror que se saldaron con 192 muertos y miles de heridos y mutilados.

Diez años de mentiras; de encubrimiento; de falsedad; de pruebas amañadas; de fantasmagóricos moritos suicidas con no sé cuántas capas de calzoncillos (la SER dixit).

El propio juez "progre" Gómez Bermúdez, el Kojak de la judicatura española, el responsable -junto al inútil Juan del Olmo, el murciano juez instructor que ordenó la destrucción de los vagones apenas 72 horas después el atentado- ha reconocido que no sabemos quién ordenó tal masacre.

Con la lucidez que da la lejanía de los acontecimientos, y con la máxima policial y judicial de investigar y señalar a quien beneficie un delito, creo que nadie en su sano juicio podrá negar que hay dos máximos beneficiados: el masón José Luis Rodríguez Zapatero y ETA.

A poca gente -por no decir ninguna- he visto relacionar el fallido atentado de ETA en la estación de Chamartín, con maletas-bomba de TITADINE, apenas tres meses antes del estallido de los trenes de la muerte (http://www.abc.es/hemeroteca/historico-26-12-2003/abc/Nacional/eta-pretendia-volar-la-estacion-de-chamartin-con-un-tren-bomba-y-provocar-una-masacre_228547.html). Sin mencionar que aún hoy no sabemos si lo que estalló fue Goma2 (el explosivo favorito de ETA hacía años pero que en 2004 ya no usaba), Titadine (el que empleaba entonces) o tracas falleras.

Nadie relaciona las negociaciones que Zapatero venía teniendo con ETA meses antes del golpe de estado. Nadie sabe explicar cómo cuatro moros que se ganaban la vida en un locutorio fueron capaces de pergeñar y perpetrar el mayor atentado de la historia de España en tiempos de presunta paz.

Nadie habla de la masonería como ideóloga, que lo ha sido en todos y cada uno de los magnicidios ocurridos en nuestra historia, desde el tiroteo y remate por estrangulamiento del general Prim, hasta el golpe del 11 de marzo de 2004.

La trastienda del 11-M tiene tanta sangre, y tantas lágrimas rabiosas, que es probable que dentro de 200 años, si sigue existiendo el mundo conocido, se sepa por qué y para qué alguien decidió socavar los cimientos de nuestra Patria, desde el regalo de las Vascongadas y Navarra a ETA hasta la sinrazón del independentismo catalán y sus fantasiosos "països", que alcanzan incluso a alguna localidad murciana.

Lo que vino en llamarse "locura colectiva" por el apoyo al Partido Nacional Socialista Obrero Alemán fue un juego de niños al lado de la nueva locura colectiva -esta vez sin comillas- que se está diseñando desde las escuelas vascas y catalanas, programando pequeños monstruos envenenados contra un enemigo inexistente en aras del interés de unos pocos. De los de siempre.

domingo, 9 de marzo de 2014

Una de censura

Hace escasos días escribí un artículo de opinión para una página web de Benidorm que se autodenomina "el medio más crítico de la Marina Baixa", o algo parecido. Hace años, un editor de prensa nacional subtituló su periódico como "Diario independiente de la mañana". Lo único que tenía de cierto es que era diario, y nada más.

Con la página web benidormí parece ocurrir algo similar, porque a las primeras de cambio la censura ha funcionado como en los mejores tiempos del abuelo Paco. Ha sido suficiente escribir sobre la "boda" (je) de dos maricones para que le salte el resorte dictatorial, que no le ha saltado a él solo sino a otros "editores" de páginas web que también dicen ser más tolerantes con todas las opiniones que el mismísimo Fidel Castro, ejemplo vivo -o casi- de democracia y pluralidad.

Nunca verán el dicho artículo publicado en un "periódico" local, sólo aquí, en el blog de quien SIEMPRE ha hecho de la profesión periodística un oasis de verdadera libertad y pluralidad de opiniones. Así lo he hecho en los tres medios que he dirigido y no hay nadie que pueda decir lo contrario. Lo de estos "periodistas" de pitiminí es de otros tiempos.

Que en Benidorm el "lobby gay" es muy poderoso no cabe la menor duda. Lo que ocurre es que a mí me la sudan los lobbis, los maricones, las tortilleras, las feministas y los machorros en igual medida.

Aquí, vayas donde vayas te aparece un maricón -casado, o no, con hembra- que te cuenta cosas increíbles.

No hace mucho, preparando unos artículos que me encargaron sobre el "ambiente", que publiqué en una revista nacional, tuve ocasión de enterarme lo que se cuece entre propietarios de los bares destinados al público sarasa. Todos coincidieron en que hay una mano negra -a la que llamaremos Nicolasa, por poner algo- que no permite que se abran bares que a la tal Nicolasa, una vieja que regenta un antro ilegal donde la droga es el pan nuestro de cada día, le puedan hacer sombra.

La fulana en cuestión, amiga íntima de un concejal del Ayuntamiento de Benidorm, maricón él, se ha dedicado a denunciar a troche y moche a bares y baretos que ella considera peligrosos para su negocio, consiguiendo así que lo que fue el paraíso gay de la Costa Blanca se convierta en una suerte de sombra de sí misma, con bares regentados por guiris de mala catadura destinados a extranjeros de mal vivir que vienen a gastar aquí sus escasos dineros a la par que aprovechan para hacerse un chequeo sanitario completo, gratis total, a costa de nuestros impuestos.

Benidorm se ha convertido, de la mano de concejales y funcionarios corruptos, en el vertedero de Europa.

martes, 4 de marzo de 2014

El consorte

Andábamos días pasados Carmela, Juan y yo por el casco viejo de Benidorm, a pique de abandonar la calle Alicante para enfilar hacia lo que un día fue el castillo, hoy desaparecido gracias a los piratas ingleses (perdón por la redundancia), que lo bombardearon hasta reducirlo a cuartel de la Guardia Civil; y a la picota, de la mano del alcalde Pedro Zaragoza, el que perpetró el paisaje urbanístico que hoy podemos observar en la antigua villa de pescadores.

Digo que a punto de enfilarlo, hete aquí que se nos cruza un mozuelo entrado en años, con cierta prisa, enfundado en chándal gris recién comprado en las rebajas, muy probablemente. Le hago una seña a Juan para que se fije en el ínclito cuando de golpe y porrazo se nos pierde de vista.

Sacamos en conclusión que acababa de meterse, de esa guisa, en la iglesia de San Jaime. No había otro sitio donde entrar. Ataviado como un niñato, sólo le faltaba la gorra y el porro para que el cura lo mandara o mandase a tomar viento al mirador cercano donde ya no existe el famoso chorro a reacción que eliminaron porque, me dicen, lo dejaba todo hecho un cristo, con oxidación en grado preocupante.

Carmela ni se enteró de que semejante tipo había casi tropezado con ella. Juan sí, más que nada porque ya lo había puesto sobre aviso. "Era el consorte de la alcaldesa de aquí", le digo a éste. "Facha, claro", me dice Juan aclarando que "sólo los fachas van a misa". "No, rojo", le contesto. A Juan no le cuadra. Tampoco le cuadraría saber que La Pasionaria, aquella mala bicha, pidió confesión antes de palmarla.

No quisieron asomarse a la iglesia a salsear. Yo lo hubiera hecho pero por respeto a ellos no entré. Ver (y fotografiar) a Agustín Navarro con semejante atuendo "en lugar sagrado" no tenía precio, pero ni era el día de que yo me arremangara para entrar en zona hostil, ni estaba "de servicio". El olor a incienso me recuerda a Satanás. Otra vez será.

Y añado hoy 5 de marzo:

Las piezas del puzzle van encajando. Me entero por la prensa de que el "señor" Navarro declara en estos momentos en los juzgados de Benidorm acusado de prevaricación, malversación de fondos públicos y tráfico de influencias. En un país "normal" Agustín Navarro estaría escondido debajo de las piedras y no tras una sotana pidiendo clemencia al "Altísimo".

Pan, pijo y habas

Carnaval, Carnaval.... Así comienza la primera estrofa de la más famosa canción dedicada a don Carnal y a doña Cuaresma, pareja venida año a año para decirnos cuándo sí y cuándo no podemos comer carne, o pescado, o las dos cosas, o ninguna. La Iglesia de Roma, del bando de doña Cuaresma, siempre velando por nuestra salud, prohibiendo ciertos días comer carne, leche (con perdón), o huevos (con perdón también). ¡Santos varones, cómo nos cuidan! Y el diablo, de la mano de don Carnal, incitando al pecado, a la lujuria y al desenfreno, muy en su línea desde la "tentación de Eva", allá por los albores de la humanidad.

Lo de la Iglesia Católica es muy curioso; pero que muy curioso. Que miles de curas y monjas del mundo mundial se “casen” con Dios y que esa misma Iglesia no nos deje a los mortales casarnos con más de una, de uno, o de une, me deja un tanto perplejo. Ellos se pueden casar con un “varón divino” que tiene un harén de tíos vestidos de negro y con falda-sotana pero a nosotros nos vetan cualquier intento de multi-pareja o de pareja del mismo género, algo que sinceramente nunca me ha quitado el sueño, para qué voy a decir lo contrario.

Hablando de carne y de pescado, de don Carnal y del demonio emplumado, me viene a la mente el bodorrio protagonizado por el último beneficiario de escaño municipal por el sector “facha”. Ocurrió hace unos días entre el concejal del PPV benidormense Lorenzo Medina y su “novio” Javier, mozo con el que andaba amancebado desde hace un tiempo.

Yo siempre me alegro de las buenas nuevas, incluso de las buenas viejas, pero la “boda” del edil y el mozalbete en el Salón de Plenos de la casa de todos (o casi) -con “misa” oficiada por el doctor Fenoll, que no lo es en teología sino en sacaliña y estilismo de muelas- produce rubor y estupefacción a quienes, como yo mismo, conocemos de cabo a rabo (con perdón) la Constitución (con C, no con Pros).

El PP, al que pertenecen el "novio" y el oficiante, no sólo se opuso a semejante “matrimonio” entre igual género sino que lo elevó al “Tribunal” Constitucional para su derogación. El sector rojo del “tribunal” tumbó la pretensión pepera y donde dice la Constitución que el matrimonio es “entre hombre y mujer”, el Prostitucional dice que también entre macho y macho, y entre macha y macha. Entre humano y toro de lidia aún no, pero todo llegará. Lo que está claro es que también es válido entre concejal y mortal, a tenor de lo visto.

Es lo de predicar y dar trigo. Estos pájaros mucho oponerse al "matrimonio mariconsón", que diría Fidel Castro, el hermano malo de Hitler, pero en cuanto se presenta la mínima oportunidad ahí los ves, todos retozosos y retozantes en la "boda" del concejal sarasa. Raro es que no la oficiaran en la catedral de La Almudena, para emular a la princesa republicana y al pánfilo con el que se casó. 

Me ha venido esta reflexión hablando -descojonados ambos- con mi amigo Rober acerca de la posibilidad de que un tío pueda parir un hijo por el único orificio por donde un varón podría... La simple imagen del concejal (o del mortal), patas por alto, apretando, y con la comadrona diciendo "ya está aquí" mientras agarra la cabecica del retoño, pienso que es suficientemente gráfica.

Una cosa es usar orificios ajenos para el propio placer y otra convertir “eso” en un tercer (o cuarto) “género” que permita matrimoniarse. Por esa regla de tres, los “osos” y demás fauna humanoide podrán pedir el oficio del matrimonio por el hecho de serlo, igual que los “sado-maso”, o los ni se sabe. Una opción sexual -que no critico, en absoluto- jamás debería ser motivo para retorcer la Constitución y demás leyes del Reino, ni de la mano del desgobierno rojo de aquellos miembros y miembras que nos dejaron en la ruina mientras ellos viven como dios, ni del desgobierno de Mariano, alias "La Trotona". El matrimonio es lo que es. Y punto. Lo demás, es pan, pijo y habas.


En cualquier caso, ¡viva el novio, viva la novia!